Las luces LED (Light-emitting diode) son un cuerpo semiconductor de dos terminales sólido y de gran resistencia que, al recibir corriente eléctrica de baja densidad, crea una luz de alto brillo y rendimiento. 

Las luces LED funcionan por medio de un fenómeno conocido como electroluminiscencia, en el cual se libera energía en forma de fotones que funcionan al aplicar una tensión adecuada a sus terminales, donde los electrones se recombinan en la llamada ‘Unión p-n’ también denominada ‘región hueca’ dentro del dispositivo que las contiene. El color de esta tensión se traduce en luz. La cantidad de fotones emitidos se determina por el ancho de la banda del semiconductor.

Los LED que ofrecen esta luz son muy pequeños, apenas miden menos de 1 mm

Las luces LED han sido un fenómeno energético muy importante en los últimos tiempos. Por un lado porque no tienen componentes tóxicos como el gas de mercurio, y por otro por el gran ahorro que significan, además de la intensidad de luz que es similar o superior a la iluminación de halógeno, su brillo y uso en decoraciones.

Pero, ¿desde cuándo y quiénes fueron los inventores de estos dispositivos luminosos?

Respecto a este tema hay muchas informaciones donde se le atribuye este invento a diferentes personas. Algunos afirman que personalidades importantes en el mundo energético del siglo XIX lo descubrieron, otros aseguran que fue en pleno siglo XX que se llegó a inventar.

Lo mismo sucede con el país de origen, mientras unos le dan este invento a los rusos, otros a los asiáticos y otros a los norteamericanos, sin embargo, lo que sí es resaltante es la cantidad de científicos, inventores y físicos que trabajaron en este funcional invento que ha revolucionado la industria de la iluminación y la energía del mundo.

La electroluminiscencia fue descubierta por el británico Henry Joseph Round, usando un cristal de carburo de silicio y un detector con forma de bigotes de gato. Luego, el inventor soviético Oleg Losev dio a conocer la construcción del primer LED en el año 1927. De este registro de Losev hay páginas científicas británicas, soviéticas y alemanas que demuestran este hecho, sin embargo, no fue sino décadas más tardes que Carl Accardo, Kurt Lehovec y Edward Jamgochian trabajaron más a fondo con el mecanismo de funcionamiento de los diodos en el año 1951.

Nick Holonyar, un ingeniero norteamericano que trabajaba para General Electric, creó en el año 1962 el primer LED de espectro visible, un año antes en 1931 Gary Pittman y James R Biard, encontraron una radiación infrarroja de 900 nm que procedía de un ‘diodo túnel’ que ambos habían construido. En el año 1962, Pittman y Biard se hicieron con una patente que denominaron ‘Semiconductor Radiant Diode’ que permitía emisiones de luz infrarroja.

La controversia se genera en 2014 cuando tres científicos japoneses se llevan el premio Nobel de Física. Shuji Nakamura, Isamu Akasaki y Hiroshi Amano. ¿Motivo del premio? Inventaron una fuente nueva de luz, el diodo emisor de luz LED.

Isamu Akasaki, Hiroshi Amano y Shuji Nakamura en la ceremonia del premio Nobel

Aunque se conoce que los primeros pasos en materia de tecnología luminosa LED ya datan de muchos años, este premio se otorga a estos tres científicos específicamente por los primeros LED de luz azul, el LED GaN de fuerte grillo y las luces blancas, que son las que comúnmente se usan más en el mundo para la iluminación LED.

Shuji Nakamura también ha trabajado eficientemente en el láser azul que dio inicio a la extraordinaria tecnología Blu-ray, que quintuplica la capacidad de almacenamiento de datos en dispositivos de video DVD y que mejoran considerablemente la imagen. Nakamura también se relaciona con el desarrollo de los LED ultravioletas que sirven para esterilizar el agua.

Es posible que la creación de las luces LED tenga muchas otras personas detrás, tal vez otros no conocidos, sin embargo, este invento ha sido de vital importancia en el mundo en los últimos años en lo que se refiere al ahorro, la conservación del ambiente, las cargas solares y el uso de todo esto en conjunto para crear ciudades inteligentes.

Estos dispositivos son tan versátiles que seguramente con el tiempo se van a perfeccionar o serán base para otras ideas de avanzada científica. Un gran logro en estos años donde la alta tecnología está dando pasos agigantados.