Tradicionalmente se ha dicho que la luz y el sentido de la visión son dos caras de la misma moneda. Sin una, la otra no tiene sentido. Sin luz, los ojos no podrían percibir las formas, los colores de los objetos y, en definitiva, el mundo que nos rodea. Sin una visión que interprete la luz, ésta no serviría de nada. Aproximadamente un 80% de la información, se recibe a través de la vista. Ello convierte a la visión en uno de los sentidos más importantes.  

También es cierto que, gracias a la capacidad de la vista de adaptarse a condiciones de iluminación deficientes, y, por tanto, al «ser capaces de ver», en numerosas ocasiones no se cuida lo suficiente este tema. Existen riesgos a los que se encuentran expuestas las personas por una mala o deficiente iluminación y estos tienen repercusiones sobre la visión del individuo.

  • a. Molestias visuales y oculares
  • b. Aumento de la fatiga visual
  • c. Reducción del Rendimiento
  • d. Errores y accidentes
  • e. Disminución de la cantidad y calidad del trabajo

La percepción de luminancias

La luminancia es el parámetro de estímulo visual más primario; la sensación de luminosidad o brillo de una superficie es la sensación visual más simple.
Recordemos que la luminancia de una superficie o fuente luminosa es la intensidad de luz emitida por cada unidad de superficie. En fuentes secundarias esto depende de la reflectancia de la superficie y del nivel de iluminación.

En condiciones normales, un aumento de luminancia conlleva una mejora del rendimiento visual. Para una tarea dada, el aumento de luminancia se puede conseguir incrementando el nivel de iluminación. Éste es el fundamento de las tablas de alumbrado, donde para cada tarea se estima el nivel mínimo de iluminación necesario para alcanzar el máximo rendimiento visual.


Iluminación similar a la luz natural 


Cuando el brillo de la luz dificulta la visibilidad, la luz definitivamente emite deslumbramiento. Reducir este efecto en la iluminación del hogar y el trabajo no solo brinda comodidad visual, sino que además influye en la disminución de dolores de cabeza. Los productos LED poseen una amplia gama de tonos de color de luz: de la más cálida a la más fría, que pueden emplearse en distintos ambientes. De igual forma podéis encontrar variedad de productos que se adaptan a las necesidades de iluminación de tus espacios.

Lo más funcional para apoyar la iluminación natural son las lámparas LED de escritorio de pie articulado y con pantalla orientable, que permiten una iluminación puntual. Los reflejos en la pantalla del computador se pueden evitar con una luz de relleno desde el techo. Para la zona de descanso, conviene agregar una lámpara de pie.

Para cuidar la vista es recomendable hacer pausas mientras se trabaja en el computador, puede dirigir la mirada a otro sitio, preferiblemente que sea mayor de 2mts de distancia. Observar por unos segundos y luego continuar su labor. Cuando se trabaja con el ordenador se debe tener en cuenta que la distancia de la pantalla a los ojos mínima será de 60cms. Se puede tomar como referencia el brazo estirado al frente. Adicionalmente, el brillo de la pantalla debe graduarse entre un 70 a 80% de la opción que da la pantalla.