La tecnología LED está avanzando a grandes pasos en el mundo, su funcionalidad, eficiencia y sobre todo ahorro energético las convierte en uno de los sistemas de iluminación que cada día suma a más personas y su uso se está planificando a nivel externo en las grandes ciudades del mundo.

El cambio de las luces convencionales de halógeno por el sistema LED cada día aporta más y mejores ideas. Su implementación es el aliado más importante, no solo para iluminar grandes áreas, sino para decorar ambientes íntimos en los hogares y oficinas.

Luces convencionales en climas fríos

Las luces convencionales usadas por décadas han demostrado su bajo rendimiento en climas fríos y su eficiencia disminuye considerablemente con ello. A diferencia de la tecnología contenida en las luces LED, que por el contrario cuando la temperatura exterior baja, la potencia de estas aumenta así como su eficiencia, aumentando su capacidad lumínica y su brillo.

Otra de las características de las luces LED es que con la baja temperatura, los niveles de calor tienden a ser constantes por lo que su aumento no es significativo. El sistema LED se crea a raíz de una fuente de luz compuesta por materiales semiconductores que terminan en dos terminales. Estos se activan cuando se le aplica cierta tensión a los terminales activando el diodo de unión p-n. Cuando los electrones se activan en las paredes huecas donde funcionan, liberan la energía en forma de fotones, lo que se denomina electroluminiscencia, el cual también enciende el color de la luz que se genera. Este color depende de la anchura de la banda que posee el semiconductor.

En los coches las luces LED ofrecen mejor radio de iluminación y aumentan su brillo en climas bajos

Los componentes LED son usualmente pequeños, miden menos de 1 mm cuadrado y se le agregan algunos componentes ópticos que le ayudan a crear un patrón de radiación necesarios. Los primeros prototipos de luces LED emiten luz infrarroja con baja intensidad, sin embargo, las luces actuales han sido modificadas con el tiempo aumentando su calidad e intensidad, abarcando espectros de luz visible, infrarrojo y algunos ultravioleta, esto con el fin de alcanzar una luz con iluminación muy elevada, lo que es funcional para iluminar espacios exteriores amplios como carreteras, autopistas, fábricas y edificios grandes.

La iluminación led en climas fríos no solo es más funcional, sino que otorga elementos decorativos muy hermosos

Otras de las ventajas de las luces LED en climas fríos es su eficiencia y funcionalidad si forman parte de los faros del coche, ya que estas al no necesitar calor, emiten una luz nivelada y con gran brillo que permite una cantidad de iluminación superior a los climas cálidos. Sin embargo, hay que vigilar en este sentido la cantidad de nieve que se adhiere a los faros, ya que al no calentarse por efecto de la iluminación de las luces convencionales para vehículos, pueden tapar los faros haciendo difícil una iluminación funcional. Una solución es la instalación de limpiafaros en los coches los cuales reducen significativamente la nieve de estos.

En rasgos generales, la luces LED no solo son una fuente se ahorro importante, sino que su funcionamiento es eficiente en bajas temperaturas, por lo que es la solución más eficaz en materia de iluminación, ahorro y por supuesto ayuda en la conservación del ambiente, ya que no tiene componentes tóxicos como los gases de mercurio que perjudican la salud y el ambiente.