Disponer de una luz para dibujar con la calidad y potencia suficiente es clave para trabajar sin forzar la vista, sin embargo en algunas ocasiones el área de dibujo no dispone de buena iluminación, pudiendo afectar los resultados de la obra, Por eso el día de hoy os traemos las claves para iluminar apropiadamente tu espacio de dibujo

Claves para iluminar tu sala de dibujo

¿Cuánta luz se requiere? 

La norma europea sobre la iluminación para interiores (UNE 12464.1) establece, para espacios donde se realizan tareas de dibujo técnico, un nivel de iluminancia en la superficie de trabajo de al menos 750 luxes.

Es importante que la iluminación no parpadee para que el grado de confort visual sea lo más alto posible y debe estar correctamente distribuida en el espacio.

Iluminación general

Para iluminar el espacio de forma homogénea, con una luz adecuada y suficiente, la mejor opción son los paneles de LED. Destacan por su potencia, calidad lumínica y amplio ángulo de apertura del haz de luz. Lo más recomendable es repartirlos de forma equidistante para que llegue una cantidad de luz lo más similar posible desde todos los ángulos.

Un ejemplo típico de distribución en una sala con techo técnico, sería colocar paneles de 60 x 60 cm separados unos de otros entre 120-180 cm.

Iluminación puntual

Si la iluminación general no es la adecuada debemos suplirla con una lámpara de mesa o flexo LED. Hemos de tener en cuenta que este tipo de elementos suelen focalizar bastante la luz y pueden generar sombras bastantes molestas. Por tanto, no debería ser la única fuente de luz disponible.

Cajas de luz

Un elemento muy empleado por los animadores en la era pre digital. En este caso, se ilumina el dibujo desde detrás. Esto permite colocar un segundo papel sobre el dibujo original que servirá de base para el nuevo diseño.

Temperatura de color de la luz 

La temperatura de color recomendable para este tipo de actividades y, en realidad, para cualquier espacio de estudio o trabajo, es el blanco frío. Como ya hemos comentado en ocasiones anteriores, esta tonalidad de luz favorece la concentración y la percepción de los detalles. Además, en espacios donde la cantidad de luz es elevada, una temperatura de color fría suele resultar más agradable que otra más cálida.

Como veis, disponer de una luz para dibujar suficiente y de calidad para realizar actividades de dibujo, es algo esencial para minimizar la fatiga visual y trabajar de forma eficiente y saludable.