Si aún no has oído hablar del extraordinario rendimiento de las luces LED para iluminar tus áreas te contamos que los beneficios son numerosos y muy importantes.

A pesar de que siempre se habla del ahorro energético, son muchas más las ventajas y beneficios que las luces LED pueden aportar a los espacios. Por ejemplo, con tiras LED, apliques de pared, lámparas de techo, etc.

SON BENEFICIOSAS PARA LA SALUD

Al incluir lámparas de techo o focos LED adecuados. Los niveles de color y las temperaturas, promueven el bienestar e incrementan la productividad de los individuos expuestos. Y por si fuera poco, no emiten radiación UV y, por lo tanto, son seguros para aplicaciones de todo tipo. Tienen la bondad de simular el estímulo que genera la luz natural, promoviendo así un ritmo circadiano constante.

SON PRÁCTICAS 

Todas las luces LED son fáciles de instalar sin importar en qué presentación se encuentren, bien sea en forma de apliques de pared, lámparas de techo, focos LED, tiras LED o hasta una simple bombilla LED.

De igual manera las luces LED ofrecen la posibilidad de control de intensidad lumínica a través de operación remota (mando a distancia). Mientras que otras aplicaciones tienen integrado un regulador que permite, entre otras cosas, cambiar la calidez de la luz.

SON VERSÁTILES

La vanguardia LED ha crecido a pasos enormes en la iluminación profesional. Una de las grandes ventajas de aplicar luces LED, además de la variedad de colores, es la posibilidad de dirigir la luz hasta un área objetivo sin que se pierda la luz en otros espacios. Esto es capaz de lograrse a través de diferentes aplicaciones LED como tiras LED, apliques de pared, lámparas de techo y focos LED.  Pueden aplicarse en la iluminación de cualquier espacio, bien sea interior o exterior y además con los estilos de preferencia.

SON SEGURAS

Las luces LED son elementos seguros porque trabajan con corriente continua de baja tensión, lo que minimiza los accidentes domésticos por electrocución y evitan desagradables descargas de lámparas y apliques. Producen poca emisión de calor, es decir, han sido diseñadas con disipador de calor evitando la sobrecarga. 

Por su bajo consumo resultan ideales para sistemas de iluminación de emergencia en vista de que pueden ser utilizadas mediante la aplicación de baterías o de generadores secundarios, lo que las hace a prueba de fallos.

SON ECOLÓGICAS Y ECONÓMICAS

Las bombillas LED tienen una vida útil de entre 20.000 y 50.000 horas. Mientras que, las bombillas tradicionales unas 2.000 horas por lo que son cambiadas con menor frecuencia lo cual se traduce en ahorro económico y energético. No emiten rayos ultravioleta ni rayos infrarrojos, y apenas producen pérdida de calor. No contaminan pues no contienen mercurio ni tungsteno y además son reciclables.

Aunque es probable que el precio inicial del proyecto de iluminación sea más alto que en la iluminación tradicional, a largo plazo, el beneficio es inminente y para el medio ambiente lo es aún más.